Anuncio sobre la disolución de Comunidades Justas

viernes, 19 de agosto de 2022

Santa Bárbara, CA - Basado en múltiples factores, incluyendo la insuficiencia de fondos, los déficits estructurales y los cambios en el entorno externo, el personal y la Junta Directiva de Comunidades Justas (JCCC por sus siglas en inglés) han decidido, con mucho dolor en el corazón, cerrar la organización a partir del 31 de agosto de 2022. En este momento, no podemos ofrecer nuevos servicios para centrarnos en honrar nuestras asociaciones existentes, negociar la posible transferencia de programas específicos como Justicia Lingüística y Acceso, que incluye nuestros servicios de Interpretación y Traducción. Lo más importante es que estamos comprometidos a apoyar a nuestro increíble personal a través del reconocimiento, la curación, la reparación y el cierre. Independientemente del paso que demos en nuestro proceso de cierre, JCCC continuará operando con la misma integridad, pasión y compromiso que trajimos para servir a la gente de la Costa Central de California con programas y servicios diseñados para fortalecer la comunidad local a través de la celebración de nuestra humanidad y el avance de la justicia social.

 

Hace más de veinte años, JCCC surgió como una de las principales organizaciones de justicia social en nuestra región y estamos muy orgullosos de nuestro impacto en la comunidad, especialmente en las áreas de justicia educativa y justicia lingüística. En colaboración con los jóvenes, las familias, los educadores y muchas otras organizaciones locales, JCCC trabajó incansablemente para ayudar a cerrar las brechas de logros y oportunidades y las desigualdades en todas las áreas que servimos, particularmente en el Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara. Miles de estudiantes, maestros, personal y funcionarios de la administración se beneficiaron de las experiencias educativas dirigidas por JCCC sobre los prejuicios implícitos, el racismo, el sexismo, el heterosexismo, los privilegios de clase y otras formas de opresión e injusticia. Los programas para jóvenes de JCCC han dejado un impacto duradero en una generación de estudiantes de la Costa Central que se han convertido en líderes actuales y futuros del cambio inclusivo y equitativo en nuestra comunidad.

 

JCCC también se presentó y apoyó constantemente a otras organizaciones liberadoras centradas en la comunidad que se enfrentaban a una importante oposición y que no podían abogar abiertamente por miedo a ser atacadas. También luchamos contra las fuerzas externas de grupos de extrema derecha y supremacistas blancos que hicieron muchas acusaciones infundadas contra JCCC, incluyendo una que presentó una demanda frívola y fallida para desafiar nuestro trabajo con el Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara. Pero fue otra amenaza externa la que cobró el precio más perjudicial para JCCC: la pandemia del COVID-19. 

 

El brote del virus trajo consigo una inmensa pérdida, ansiedad e incertidumbre a nuestra comunidad, especialmente a los miembros más sistemáticamente marginados de nuestra comunidad. JCCC pasó de la programación presencial a la virtual para poder seguir cumpliendo nuestra misión. Esta importante adaptación produjo limitaciones debilitantes en los puntos fuertes de JCCC: talleres, concienciación, creación de relaciones y desarrollo profesional. A pesar de los muchos esfuerzos realizados por el personal y la junta directiva, no pudimos establecer la base estructural sostenible necesaria para seguir cumpliendo con nuestra visión de co-crear una Costa Central equitativa e inclusiva donde todas las personas estén conectadas, sean respetadas y valoradas.

 

Es importante que JCCC reconozca con humildad que estamos lejos de ser perfectos en nuestra lucha por el bien común. Por ejemplo, una de nuestras principales oportunidades perdidas fue no tomar todas las acciones sostenidas y suficientes necesarias para abordar plenamente la anti-negritud. Esperamos que otros activistas de la liberación colectiva sean capaces de ser más intencionados y proactivos a la hora de crear confianza entre ellos y con la diversa mezcla de organizaciones y personas que trabajan para garantizar las oportunidades para todos en nuestra comunidad. Sin embargo, a pesar de nuestros errores y de las oportunidades perdidas, JCCC sigue comprometida con un mundo libre de supremacía blanca, xenofobia y racismo. Hemos realizado un trabajo liberador que ha sido importante para los negros, los indígenas, otras personas de color y los blancos; es un trabajo que ha marcado y seguirá marcando la diferencia en nuestra comunidad.

 

Más allá de todos los desafíos, el corazón y el alma de JCCC siempre ha sido su personal increíblemente dedicado y talentoso que dirigió innumerables programas para jóvenes, institutos para educadores, programas de participación familiar, así como programas de justicia lingüística altamente innovadores y sin precedentes que han tenido un impacto crítico en las vidas de los hogares de clase trabajadora e inmigrantes latinos en toda la Costa Central. El personal de JCCC, que a menudo ha experimentado directamente los impactos del racismo sistémico, puso todo su empeño en los programas debido a su deseo compartido de poner fin a la injusticia, la violencia y la opresión.

 

El impacto positivo y duradero del personal de JCCC en las innumerables personas de la Costa Central no podría haber sido posible sin la enorme cantidad de apoyo y dedicación de los donantes, voluntarios, participantes en los programas, miembros de la comunidad y organizaciones, incluidos los anteriores miembros del personal y de la junta directiva. El personal y la junta directiva de JCCC quieren expresar nuestra sincera gratitud a todos los que han donado su tiempo, talento y recursos a nuestra misión a lo largo de los años. Agradecemos y honramos a todos los que han creído y apoyado nuestro trabajo. 

 

No podemos enfatizar lo suficiente la increíble tristeza que nos produce la desaparición de nuestra organización. En estos tiempos, con el corazón encogido por los tiroteos en Buffalo, Orange County y Uvalde, uno puede preguntarse razonablemente, ¿cuándo mejorarán las cosas? ¿Cuándo terminará esta violencia física y estructural? ¿Cuándo serán nuestras comunidades por fin justas?  Estas preguntas no tienen una respuesta fácil, pero cuando adoptamos una visión histórica a largo plazo, vemos que de las cenizas siempre ha surgido una nueva vida. La Costa Central está repleta de múltiples generaciones de personas que se preocupan, que aman a los que están en los márgenes, que continuarán el legado de JCCC para luchar y no rendirse nunca en la lucha por un mundo lleno de alegría, compasión y liberación. Por lo tanto, sin duda, el trabajo continuará a través de otros, incluyendo el compromiso continuo con la justicia de nuestro personal individual y de los miembros de la junta directiva, a medida que avanzamos hacia el capítulo post-JCCC de nuestras vidas. Así pues, mientras tomamos medidas para cerrar oficialmente como organización, queremos avanzar siempre desde una posición de esperanza. Con esto en mente, cerramos este anuncio con las palabras inmortales del Dr. Martin Luther King Jr. de su discurso inmediatamente después de la marcha de 1965 de Selma a Montgomery, Alabama. "Sé que algunos de ustedes se preguntan: ¿Cuánto tiempo pasará (antes de que se erradique la injusticia)? No mucho, porque el arco del universo moral es largo, pero se inclina hacia la justicia".


 

###

 

Para todas las consultas de los medios de comunicación o preguntas específicas sobre la decisión de cierre de JCCC, póngase en contacto con Ralph Armbuster-Sandoval en ralpharmbruster@ucsb.edu o (805) 722-4556; o con Wangari Kiarie en wangari@just-communities.org

 

Para obtener información actualizada sobre el estado de los programas de Justicia Lingüística y Acceso del JCCC, visite www.comunidades-justas.org/justicia-lingüística-y-acceso.